sábado, 25 de abril de 2015

Heptagono

Heptágono

Doce horas de sueño y aún siento mi cuerpo enfermo. Los delirios se transmiten en imágenes referentes al árbol de la vida:

Siete veces caían siete ramas que a su vez se multiplicaban por siete y daban comienzo a siete sueños que vivía en el mismo instante. Y en todos ellos estaba con una mujer por la cual sentía amor pero su figura era confusa, a veces con el cabello negro y liso, otras ondulado y café, rubia, pelirroja. Toda clase de ojos pasaron ante mí mientras soñaba haciendo el amor con siete ellas, siete veces al mismo tiempo, en siete camas diferentes. Y siete veces se alejaban mientras yo me levantaba

En un solo instante llore siete perdidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario